lunes, 30 de noviembre de 2009

20 años de la muerte de Fernando Martín


El tiempo pasa volando para todos, los años corren y con ellos vamos quemando etapas y generando nuevas ilusiones. Este jueves hace ya ¡¡20 años de la muerte de Fernando Martín!!. Recuerdo perfectamente aquella tarde de domingo, era un tres de Diciembre de 1989. Poco antes de las cuatro de la tarde empecé a escuchar a García que estaba preparando la jornada de fútbol. A eso de las 16:00 comentó que se había producido un accidente en la M-30, probablemente mortal, de un jugador del Real Madrid de baloncesto. Yo tenía 15 años y el corazón me dio un salto cuando minutos después escuché que la muerte era la de Fernando Martín (mi ídolo de pequeño junto a Santillana). Al día siguiente en el colegio no se hablaba de otra cosa. Mi hermano fue a la capilla ardiente y yo con Coco al partido contra el Paok de ese martes donde se le rindió un sentido homenaje y se retiró el numero 10 del club para siempre. En su funeral recuerdo a Epi y a Norris, este último llorando a lágrima tendida después de sus duros enfrentamientos en la pista.

El accidente ocurrió cuando se dirigía a recoger a Quique Villalobos para posteriormente dirigirse al Palacio de los Deportes a ver un partido del Madrid contra el CAI, partido que no podía jugar por sus habituales dolores de espalda. Perdió el control de su automóvil, un Lancia Thema 8.32, mientras se incorporaba a M-30 desde la carretera de Barcelona (también es verdad que iba a 180km/h). Tras saltar la mediana, invadió el carril de sentido contrario e impactó de frente contra otro vehículo, conducido por un chaval joven, quién sobrevivió al accidente con graves heridas.


En lo que respecta a lo deportivo era un ganador absoluto, antes y después de irse a la NBA en 1986 (primer español y segundo europeo de la historia) su palmarés era brutal: conquistó cuatro títulos de la Liga ACB (1982, 1984, 1985 y 1986), tres de la Copa del Rey (1985,1986 y 1989), una Recopa (1989), un Mundial de Clubs (1982), plata en el Europeo (1983) y plata en los JJ.OO. (1984). En 1985 fue subcampeón de la Copa de Europa (en aquella final perdida contra la Cibona de Petrovic). Ese mismo año ya fue drafteado pero decidió no ir a la NBA para poder jugar el Mundial del 86 en España. Su decisión era dura, pues en aquella época, jugar en la NBA suponía no poder volver a jugar nunca más con la selección española, pero su carácter competititivo y ganador era superior a eso. Quería ver dónde estaban sus límites. Se ve perfectamente en los 30 primeros segundo de este vídeo.



Os dejo aquí alguna de sus frases míticas. Siempre daba el máximo, nunca se rendía...

"Hasta el último partido de mi carrera habrá que darme tiempo para demostrar donde puedo llegar".

“Reconozco que tengo un carácter excesivamente competitivo, que a veces me crea problemas; me gusta ser el primero en todas las cosas"

Mi favorita. Segundo partido de las finales contra el Barça de la 88-89; se había perdido el primero por un dolor muy agudo de espalda y esperaban que se perdiese también el segundo, apareció por sorpresa en Barcelona (sin avisar a nadie), abrió la puerta del comedor, donde estaba todo el equipo, y dijo:
"No me he levantado de la cama para perder". Y según dijeron sus compañeros posteriormente, esa escena fue fundamental para subir su hundida moral y conseguir ganar en Barcelona.

El año pasado, en el concurso de mates de la NBA, el insigne Rudy Fernandez le homenajeó poniéndose su camista de los Blazers en un mate. Es curioso porque Rudy casi ni había nacido cunado murió Martín, lo que evidencia claramente la huella indeleble que este hombre dejó en el deporte español.

15 comentarios:

Anónimo dijo...

Carlos, comparto contigo el día de la muerte de Fernando Martín porque yo también me enteré escuchando a García y cuando dio la noticia confirmando el nombre recuerdo que estaba en la ducha y me quede realmente impactado. Recuerdo esos duelos que comentas con Norris y a éste llorando en el pabellón de la Ciudad Deportiva mientras pasaba a velar a su compañero y baile de pareja en tantos y tantos partidos. Y recuerdo como la Demencia le brindo un bonito homenaje a Fernando Martín a los pocos días del fallecimiento de Fernando que había salido de la cantera del Estu como tantos y tantos otros. Lo sentí mucho, me dolió pero realmente era alguien al cual le gustaba vivir al límite. Y sobrepaso ese límite en la incorporación a la M-30 desde la carretera de Barcelona, junto al lado de mi casa, donde un 3-12-89 se dejo la vida Fernando Martín. También es cierto que el accidente se llevo por delante a una persona que iba tranquilamente con su coche pero la vida y la muerte de la persona anonima es así. Hace años me compre el libro de la vida de Fernando Martín que escribían entre otros Manolo Lama y la verdad es que contiene un montón de anécdotas interesantes. Una de ellas cuenta como representantes del Barsa llegaron un día a Madrid para fichar a Fernando Martín a base de talonario y al llegar a su casa (en el parque Conde Orgaz), se dieron la vuelta al ver donde vivía (la familia de Fernando Martín tenía pasta). O como un día tomándose una copa en la Castellana una desconocida le empezó a dar la coña acerca de que le diera una vuelta en su moto y a base de darle la coña al final le convencio. La historia fue que 20 minutos después volvía a aparecer en la terraza donde estaba tomándose esa copa y al preguntarle sus amigos donde estaba la chica les dijo que en el kilómetro 15 de la carretera de la Coruña (la había dejado tirada). En definitiva, hace 20 años se nos fue un gran deportista que liquido su intensa vida antes de tiempo.

fdo. Juanma

Anónimo dijo...

Yo si fuera Romay y viera esa foto no me volvía a coger un coche en mi vida. Iría en taxi hasta a por el pan...

Anónimo dijo...

Joder, qué admiración le tenías al nota. Para la época,efectivamente, fue así. Pero yo era muy antimadridista. Fui a ver un
entrenamiento del madri$$$ en aquella época y el tio era borde. Hizo amago de salir tras una niña que pasó a su lado para tocarle. Otro le pidió un autógrafo y le dijo "toma. El de Antonio" (su hermano).

Carlos dijo...

¿Qué hacías y cómo te enteraste de la muerte de Fernando Martín?

Nacho Azofra: "Cuando falleció, estaba durmiendo la siesta y me preparaba para jugar un partido. Me enteré a través de mi familia, que lo oyó en los medios y me llamó enseguida. Fue un gran shock. No le conocía personalmente pero le había visto jugar mucho, en el Estudiantes. Yo era de los que me llevaba el bocata y me iba a verles jugar".

REPORTAJE
20 años sin el hombre que llevó la tilde a la NBA
Ettore Messina: "Recuerdo que era un día de partido. La noticia llegó aquí por la noche. A mí me llamó por teléfono la gente de la revista Superbasket. Yo estaba en Bolonia y este año jugábamos la Recopa, donde el Madrid era el favorito. En Italia la noticia tuvo mucha repercusión y fue un golpe muy duro".

Carlos dijo...

Ramón Trecet: "Estaba en mi casa cuando me llamó Paco Torres, director de Gigantes, para decírmelo. A los pocos minutos me llamaron de la redacción de TVE y me fui corriendo para allí".

Sergio Scariolo: Recuerdo que era domingo y había jornada de la Liga italiana. Por entonces yo dirigía al Scavolini que aquel año ganó la Liga. No me acuerdo contra qué rival jugábamos, pero al acabar el partido, nuestro jefe de Prensa nos dijo que Fernando Martín se había matado en un accidente de coche. Fue algo muy duro. En mi equipo había jugadores que se habían enfrentado muchas veces con él tanto en Copa de Europa como con la selección nacional. Aún tengo la imagen de Ario Costa y Walter Magnifico, que se quedaron totalmente destrozados.

Fernando Martín, con la camiseta del Real Madrid.
Juan Antonio Orenga: "Jugábamos en Málaga y estábamos en el hotel. Comparía habitación con Ricky Winslow cuando escuchamos la noticia en la televisión... no nos lo creíamos" (lo explicó en La Razón)

Carlos dijo...

José Lasa: "Estaba entrenando en la Ciudad Deportiva y al llegar a casa y preguntar por cómo había quedado el Real Madrid contra el CAI... me lo comentaron. Tremendo".

Loquillo: "Estaba de gira, pero no recuerdo exactamente el lugar en el que me enteré de la noticia. De lo que sí me acuerdo es que al día siguiente escribí un artículo muy sentido... ¡Pocos se acuerdan hoy de que Fernando fue un pionero, el primero.

Quique Sánchez Flores: "Recuerdo que me enteré de su fallecimiento cuando estaba viajando de Madrid a Valencia. Paré en Motilla del Palancar y allí me lo dijeron. La verdad es que no me lo podía creer y recuerdo que me impactó mucho la noticia. No conocí personalmente a Fernando Martín, aunque coincidí con él en alguna sala del hospital cuando estaba haciendo la rehabilitación tras una operación en una rodilla. Además, recuerdo que coincidimos en el verano del 89 en Marbella, pero tampoco entonces nos conocimos a nivel personal".

Lolo Sainz: Yo por aquel entonces era el mánager general del Madrid, estaba en casa antes de salir hacia la Ciudad Deportiva, cogí el teléfono y me dijeron que había habido un accidente muy grave en la M-30 y que podía que se tratase de Fernando. Me quedé de piedra. Cuando se confirmó la tragedia, me hubiese gustado haber ido a arropar a sus familiares, pero tuve que ir al pabellón a calmar al resto del equipo. El panorama que me encontré al entrar al vestuario nunca lo olvidaré, todos los jugadores estaban desechos. Lo que sentí no se puede comparar con nada de lo que he vivido en el deporte, fue como el 'chinazo' elevado a la milésima potencia, uno de los momentos más difíciles de mi vida, sin duda.

Felipe Reyes: : No recuerdo haberle visto jugar mucho, sólo algunas imágenes por la televisión cuando yo ya había crecido y él ya no estaba. Sí que me acuerdo del día en que murió. Yo tenía nueve años y no me di demasiada cuenta de la importancia de lo que había pasado. Era un domingo por la tarde y yo estaba jugando al fútbol en el patio de mi colegio. Cuando llegué a mi casa, mi familia estaba muy triste viendo todo sobre el accidente en televisión.

Juan Antonio Corbalán::Estaba en la puerta del palacio de los Deportes, iba con mi hijo y con Reyes, que por entonces era mi mujer. Eran las cinco de la tarde y las puertas estaban cerradas. Nos fuimos a un bar de al lado a tomar un café y pusieron la radio. Al escucharla, dijeron que Fernando había fallecido. Nos quedamos helados.

Paco García Caridad: "Estaba retransmitiendo un partido del Zaragoza en La Romareda para Antena 3, cuando de pronto escucho la noticia por los cascos...".

Jorge Garbajosa: "Fue un auténtico shock. Me acuerdo perfectamente de lo que estaba haciendo: teníamos comida familiar en casa, acabamos y nos preparábamos para ver el partido que creo que era contra el CAI, que lo echaban por televisión. Empezaron a llegar las noticias y nos quedamos alucinados. Yo le tenía como un ídolo y de repente me di cuenta de que a los mitos también les pueden pasar esas cosas, que son humanos. Entendí que hasta los héroes son vulnerables. Fue un día inolvidable por lo malo".

Anónimo dijo...

10 escenas del 10 (por López Iturriaga)

A mí Fernando Martín no me caía bien. He tardado mucho tiempo en reconocerlo, pero puede que este vigésimo aniversario de su muerte sea el momento para ser sincero. Me refiero a cuando estaba en el Estudiantes, claro, aquella temporada que con Vicente Gil, Sapo Lopez Rodriguez, Alfonsito Del Corral, Slab Jones fueron subcampeones de liga detrás del Barça y los del Madrid tuvimos que soportar una y mil veces que nos cantasen “somos el primer equipo de Madrid”. Ese cuerpo, ese ir más derecho que una vela, esa envergadura descomunal, ese descaro reflejado en una mirada desafiante, esa pelliza que me llevaba… No sé, me pareció un pijito madrileño de 2,05. Entonces le fichó el Madrid, se hizo compañero y pude cambiar de opinión al conocerle de verdad. Bueno, todo lo que Fernando dejaba que le conocieses, que costaba, pues tampoco se puede decir que fuese un libro abierto ni mucho menos.

Se cumplen veinte años y como corresponde a tal efemérides, se suceden homenajes, recuerdos y análisis de lo que supuso Fernando en nuestro deporte. La verdad es que a mí, hoy, no me apetece nada teorizar sobre su persona. Ya lo he hecho en varias ocasiones y luego al final, por si os apetece, os pondré dos enlaces a dos artículos que en su momento escribí sobre él. He pensado que lo que realmente me pide el cuerpo es compartir su recuerdo a través de algunas de las escenas que suelen saltar a primer plano en mi cabeza cada vez que por el motivo que sea, me acuerdo del añorado Fernando.

-Pabellón del Real Madrid. Vestuario del equipo local, o sea, el nuestro. Estamos los dos sentados mientras se oye fuera a Mike Davis pegar gritos: “Martini, Martini, sal”. Los tres hemos sido expulsados (por mi culpa) de un Madrid-Barça final de liga. En un momento Fernando se gira y me suelta: "¿Ves lo que has hecho? Mira en qué lío me he metido por defenderte. La próxima vez te arreglas tú solito". El y yo sabíamos que era mentira.


-Discoteca Pachá. Un grupo de amigos estamos intentado hacer la envolvente a base de incontenible parloteo a unas modelos que andaban por allí. Bueno, todos menos uno. Fernando está de pie, apoyado en una pared, con un refresco en la mano y con cara de medio aburrimiento, supuestamente ajeno a todo, música, mujeres, charlas. Su aparente desinterés causa estragos en la población femenina y no tarda en desaparecer muy bien acompañado. Un crack.

Anónimo dijo...

-Noviembre de 1989. La última vez que vi a Fernando. Estaba en el CajaBilbao y jugamos contra el Madrid en el Palacio. Fernando andaba lesionado y después del partido, mientras salía buscando el autobús, me lo encontré. Le pregunté qué tal estaba y cuando iba a volver a jugar. Me dijo que iba bien y que le faltaba ya poco para reaparecer. Y me lo dijo de una forma distinta a la rutinaria, con un brillo de ilusión que me dejó pensativo. Desde su vuelta de la NBA no andaba muy boyante de ánimo, y me alegré de que su disposición fuese positiva. Desgraciadamente no tuvo tiempo para confirmar mi sospecha

-Pabellón del Madrid. Partido de vuelta frente la Cibona, sin Drazen Petrovic pero con Alexander, su hermanito. En el partido de ida decidimos que había que darle un buen mamporro por las putadas que nos había hecho en Zagreb. Todo iba bien, ganábamos de veinte, estábamos clasificados y faltaba menos de un minuto para terminar. Sacan los croatas de banda, corta Alexander por mitad de la zona, se encuentra con Fernando y este, ni corto ni perezoso, le mete un viaje que lo manda diez metros fuera del campo. Todos nos quedamos sorprendidos. Antes de que le dijésemos algo soltó. “¿Pero no habíamos quedado?”. A todos se nos había olvidado el asunto. A él no.

-Madrid. En la calle donde tenía el chalet su familia. Fernando y yo nos compramos unas motos. La mía era una BMW de 1000 cc y la suya una Yamaha 1100. Dos tiros, vamos. Lo habíamos hecho de espaldas al club, pues estaba prohibido, y el padre de Fernando no lo veía claro (el mío, que vivía en Bilbao, no lo supo nunca). En esto nos fuimos a dar una vuelta a Navacerrada y a la vuelta comimos en su casa. Al terminar, toda la familia Martín salió a despedirme. Agarré mi moto, me pasé de darle gas a la salida y terminé cayéndome enfrente de todos. El padre de Fernando se metió en casa rápidamente y tuve que aguantar un chorreo descomunal. “Joder tío, después de lo que me ha costado convencerle, vienes tú y te das una hostia aquí mismo”.

-Milán. Dino Meneghin consigue, con sus tretas de perro viejo, sacarle de sus casillas a Fernando y lograr que le piten tres faltas de ataque en los primeros minutos de juego. Ciego de ira se tiene que ir al banquillo aguantándose las lágrimas de rabia. Aquel viejales no podía hacerle eso. Pepito Grillo Corbalán intenta hacerle entender que el suceso no es más que una lección que podía ser muy beneficiosa para su aprendizaje. En aquel momento era como hablar con una pared, pero sin duda lo asimiló, y Dino ya no se lo pudo hacer otra vez.

-Navacerrada. Noche cerrada. Esta no es una vivencia, sino una visión, pues nunca estuve presente. Fernando está tumbado en mitad del campo, mirando las estrellas al raso y metido en un saco con la cremallera subida hasta arriba. Sólo se le ve la cara. Esto, según él, era lo más. Allí dejaba de ser Fernando Martín, allí no le agobiaba nada. ¡Anda que no nos descojonamos de sus noches en saco de dormir durante años!.

-Colegio SEK. Madrid. Biriukov y yo hacíamos un campus de baloncesto en verano. Le invitamos para jugar un partidito entre amigos. Txetxu y yo ganamos, el perdió. Al terminar nos fuimos a dar un baño a la piscina. En un momento Fernando agarró a Dani (sí, el Dani de Emilio Aragón y el Vip) que había jugado en su equipo, y le dijo que habían perdido por su culpa. No sólo eso, sino que cogiéndole por el cuello, le metió debajo del agua. Ja, ja, ja, todos reímos. Hasta que a la cuarta aguadilla consecutiva vimos la cara de susto que llevaba Dani y le pedimos que parase. ¡Que poco le gustaba perder!.

Anónimo dijo...

- Hotel Calderón. Barcelona. El año de Petrovic. Nos encontramos allí y quedé con mis excompañeros para vernos después de cenar y echar un pitillo socializador. Les pregunté qué tal iban con el niño y Fernando me dejó sorprendido: “Nosotros lo que tenemos que hacer es llegar a dos minutos del final del partido igualados. Entonces se la damos a ese, y ya está, ganamos”. El asumir por parte de Fernando un papel secundario en los momentos decisivos me llamó la atención. Pero al final la cosa terminó mal, el equipo se rompió después de los 62 puntos de Petrovic en la final de la Korac y después de ir 5-0 con el Barça en temporada, el Madrid perdió la liga 3-2 frente al Barça y Neyro. Dos gallos en el mismo corral. Mal asunto

-Cualquier campo. Cualquier partido. Fernando en las letras. Pidiendo el balón. No, no lo pide, lo exige. Te mira como diciendo “o me la pasas o te vas a arrepentir. ¿No ves que este que tengo detrás no puede conmigo?. ¡Dámela coño! Y claro, se la dabas. Por miedo y sobre todo porque sabías que aquellas eran unas buenas manos para depositar nuestra suerte.







Todo esto y mucho más era Fernando Martin. Un personaje peculiar, todo lo alejado que se puede estar de producir indiferencia. Un atleta superlativo, un competidor extraordinario. Un pionero y a la vez un hombre abrumado a veces por el significado que llegó a tener. Un tipo al que la suerte puso en mi camino.

Beware dijo...

Me acuerdo que estuvimos Carlos y yo en un Madrid-Barsa poco antes de fallecer Fernando Martín y me firmó un autógrafo mientras yo le decía "hoy tienes que darle caña a Norris".

Yo recuerdo que el lunes compramos varios periódicos, me acuerdo concretamente que decían que "El Sol" traía las fotos del accidente y tal... ese periódico llevaba poco tiempo en circulación y aquel debió ser su día con más ventas de la historia. "El Mundo" también es de aquella época... supongo que existían el "Ya" y "El Alcázar", el "Diario 16" seguro...

Lástima que tanto Fernando Martín como Drazen Petrovic acabaran de la misma manera por su afición a la velocidad... hablando de estos dos genios, estoy hasta las narices de que las dos veces que he ido a la tienda de la NBA en la 5ª Avenida, he intentado comprar la camiseta de los dos genios y nada, imposible, unos patanes del 12... mucho Kobe, LeBron, incluso Blake Griffin ahí en primera plana, y nada de los genios... yo quiero la de Portland del 86 con Martín en la espalda con tilde y de Drazen la verdad es que preferiría la de New Jersey Nets, en Portland el patán de Mike Schuler le impidió triunfar al igual que hizo con FM 3 años antes.

Tengo bajado de Internet esa Final de la Recopa de Europa del Snaidero-Real Madrid con ese pim-pam-pum-fuego de Drazen contra los dos cañoneros del Snaidero, Ferdinando Gentile y el cañonero por excelencia del Pallacanestro, el gran Oscar Schmidt Becerra. Y Fernando Martín fallando tiros libres...

También me acuerdo del Torneo McDonald's del 88 con Drazen, Fernado, con Cargol metiéndole 15 puntos a los Celtics, yo dándole la mano a Julius Erving... en fin...

Anónimo dijo...

Pues yo tengo 2 recuerdos muy grabados de Fernando Martín.

El primero, con 13 años en 1988, me vine a Madrid en verano a un campamento de basket en un colegio, estaba organizado por él, su hermano y Lolo Sáinz. Igual mis padres se pensaban q tenía cualidades para el basket, cosa q el tiempo ha demostrado q era totalmente descabellado. Además de Lolo enseñándome a entrar a canasta con la izquierda, lo q nunca olvidaré es la cara de nostalgia de Fernando Martín mientras veíamos un partido de la NBA en una sala de cine del colegio. Acababa de volver de Portland. El caso q nos hizo en general fue bastante escaso, aunque supongo q eso iba con su carácter. Tengo q buscar la foto q me hice con él.

El segundo recuerdo es q el día del accidente había vuelto a Madrid, esta vez a correr el cross de Alcobendas (queda patente mi dispersión a la hora de centrarme en ningún deporte). Pues a la vuelta hacia Alicante, vimos un coche rojo totalmente destrozado desde el autobús. Al rato escuchamos la trágica noticia en la radio, recuerdo todo el camino pendiente de si había muerto o no.

Botella

mapppsss dijo...

'Se nota, se siente, Fernando está presente'... y hoy día 3, bueno ya 4, más que nunca por aquello del 20 aniversario de las más que trágica noticia que aconteció aquel gris y lluvioso domingo de diciembre del 89...

Como casi todos, me acuerdo gráficamente de aquella tarde. Estaba en el salón de mi casa antigua de Cuenca, tirado en el suelo pegado al transistor para escuchar 'Tablero Deportivo' con Gozalo y Peláez, en RNE. Fue Juan Manuel Gozalo, ahora dando sus últimos coletazos en Radio MARCA, el que me informó de la tristísima noticia. Sus palabras fueron más o menos estas: "Llevamos muchos minutos con el rumor, pero no queríamos decir nada hasta tener la certeza absoluta... Ahora podemos confirmar que Fernando Martín ha muerto..."

En esos momentos, fui raudo y veloz a decírselo a mi hermano (si es que no lo estaba escuchando conmigo) y luego al baño a enjuagarme las lágrimas... Fue un palo, un mazazo muy grande. Tenía 12 años y el tema me impactó mucho, era un hombre de hierro, al que había visto multitud de partidos por TV, y pensaba que esa gente no se podía morir, o simplemente que eran 'inmortales'...

Gozalo habló del suceso, y de ese deportivo rojo hecho añicos y de las fotos de Fernando que llevaba en el coche para firmar autógrafos, regadas por la carretera manchadas de sangre...

El '10' del Madrid era un GENIO del basket, un GIGANTE del basket, con ese físico portentoso nada habitual en los jugadores españoles de aquella época...

Luego llegó el tradicional Torneo de Navidad del Madrid en el Palacio, y recuerdo esos cánticos perfectamente con los que abrí el post, y a su hermano Antonio colgándose en un mate en el que se quedó suspendido del aro segundos llorando amargamante mientras sus padres hacían lo propio en el palco, con esa camiseta con el 10 en la silla vacía del banquillo rodeada de flores... Momento increiblemente triste y emotivo a la vez...

Cuando Rudy hizo lo que hizo este pasado febrero, me puse en pie a aplaudirlo y me pelos se volvieron a poner de punta con el recuerdo del gran F. Martín.

Con la muerte de Drazen me pasó tres cuartos de lo mismo... no daba crédito. Ahí estaba ya en el Instituto, y me enteré antes o en medio de una clase de Educación Física, casualidades, aunque creo que al basket no estábamos jugando, y si al Badmington... corría el año 1993 si mal no recuerdo...

Dos genios, dos mitos. Y más si cabe por su muerte llena de juventud, sorpresa y similitudes. Muy trágicas. Sería el destino que a los del Madrid y de los Blazers le tenía reservado un final así... Eso sí, si yo hubiera sido 'Sasha' Djorjevic o el gran Arvidas Sabonis, nunca hubiera firmado ni jugado con Portland, en el estado de Oregón...

Edu Toscano.

mapppsss dijo...

alguno cuando lo lea pensará, ¿escuchando a Gozalo y Santiago Peláez en RNE? Pues sí, como todos los domingos pegado a la radio a las 4-4.30 de la tarde para escuchar los partidos... a esa hora me enteré de lo de Fernando Martín... García y la COPE no se escuchaba por entonces en Cuenca aunque parezca increíble. Por las noches siempre escuchaba a JJ y el 'Penalti' con Guasch, Azuara, Roncero y el propio Jota (luego irrumpió el de Brunete con su Larguero que justamente también acaba de cumplir 20 años)...

Esa sintonía de 'Tablero Deportivo' y 'Radio Gaceta de los Deportes' aún suena en mis oídos y en mi cabeza... Seguro que mi hermano, si lo lee, también le viene a su memoria esa sintonía... Luego le puse los 'cuernos' a Gozalo con el gran Paquito González y el gran Carrusel Deportivo y hasta ahora...

Anónimo dijo...

claro que lo recuerdo edu...que grande fernando...si teneis un rato ver este reportaje que ha hecho rtve. Dura media hora, es buenísimo.
http://www.rtve.es/mediateca/videos/20091202/fernando-martin-20-anos-sin-mito/641586.shtml

Jayso Jayso dijo...

vendo autógrafo de Fernando martin en fotohrafia suya
628212242